All for Joomla All for Webmasters

Pequeños cuidados en tu casa

Muebles, decoración y limpieza del hogar

En el hogar, las embarazadas, los bebés y los niños pequeños suelen estar en mayor riesgo de inhalar o entrar en contacto con químicos peligrosos presentes en productos de uso frecuente, como artículos de limpieza, pinturas y cosméticos, entre otros.

A continuación, te sugerimos algunas acciones para disminuir o eliminar la exposición a contaminantes ambientales en el hogar:

  • Si decidís pintar la habitación en donde va a dormir el bebé antes de su nacimiento o pintar la habitación en donde duermen tus hijos, considerá un período prolongado de ventilación antes de su uso.
  • Elegí pinturas libres de plomo y bajas en compuestos orgánicos volátiles (COV), ya que estos ocasionan dolor de cabeza, dificultad para respirar, mareos y fatiga.
  • Elegí, en lo posible, cortinas hechas con telas orgánicas sin tratar y persianas de madera sin acabado tóxico.
  • En lo posible, evitá colocar alfombras, ya que son un foco de ácaros y polvo que pueden generar afecciones respiratorias.
  • Elegí pisos libres de PVC (policloruro de vinilo), ya que los ftalatos que se emplean para ablandar el PVC pueden tener efectos adversos para la salud.
  • Mantené los ambientes ventilados y secos, sobre todo baños y cocina, para así evitar la proliferación de moho en paredes y techos.
  • Limpiá frecuentemente pisos y muebles con un trapo humedecido en agua. No utilices lavandina para la limpieza cotidiana. Usá productos de limpieza menos peligrosos, como el vinagre diluido en agua o el bicarbonato de sodio. Si fuera imprescindible el uso de lavandina para desinfectar objetos o superficies, seguir las recomendaciones del envase y recordá no superar la concentración de cloro al 3% para uso hogareño.
  • Para la ropa de cama, elegí telas naturales sin teñir ni tratar, como por ejemplo algodón, lana, seda o cachemira. Evitá productos que tengan tratamiento antibacteriano.
  • Evitá el uso de desodorantes de ambiente, ya que la mayoría contiene ftalatos y fragancias a base de sustancias químicas que podrían ser peligrosas. En su lugar, ventilá frecuentemente los ambientes (al menos dos veces al día) abriendo las ventanas. Si compraste muebles nuevos, ventilá con mayor frecuencia ya que en su fabricación suelen emplearse químicos que se emiten al aire durante su uso.
  • Evitá el uso de plaguicidas en tu casa. Existen diversas alternativas al uso de plaguicidas en el hogar y el jardín que podés consultar aquí.
  • Evitá la limpieza en seco de la ropa. La mayoría de los sistemas de limpieza en seco utilizan una sustancia llamada percloroetileno, un compuesto orgánico volátil (COV) tóxico para las personas y el ambiente que se desprende de las prendas lavadas en seco y contamina el aire del hogar. Si debés hacerlo porque no tenés otra opción, retirá la cubierta plástica de la ropa de la tintorería lo antes posible y ventilá las prendas de vestir en una habitación con las ventanas abiertas entre 12 y 24 horas antes de usarlas.
  • Apagá todos los aparatos electrónicos innecesarios, sobre todo por la noche, para disminuir la radiación electromagnética. A su vez, para un uso eficiente de la energía en tu hogar, te sugerimos que leas las recomendaciones de la guía elaborada por la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), disponible aquí.
  • Para evitar la intoxicación con monóxido de carbono (un gas que no tiene sabor, color, ni olor), controlá periódicamente las instalaciones y el funcionamiento de los artefactos a gas (calefones, hornallas, estufas, etc.) y dejá siempre abierta una ventana o entrada de aire del exterior cuando estén encendidos. No utilices nunca las hornallas ni el horno para calefaccionar. No uses braseros ni hornos a leña en lugares cerrados. En Argentina, las intoxicaciones por monóxido de carbono ocasionan la muerte de alrededor de 200 personas y 4000 casos clínicos por año, la mayoría prevenibles y evitables (ya que la mayor parte se debe al mal uso de braseros o al deficiente funcionamiento de artefactos a gas en ambientes no adecuados o mal ventilados). Además del monóxido de carbono, la quema de leña o carbón produce partículas contaminantes que deterioran la calidad del aire interior y dañan la salud.

Retardantes de llama

A los muebles, colchones, almohadas, alfombras, telas de tapicería, cortinas y aparatos electrónicos, se les agregan sustancias químicas que actúan como retardantes de llama para cumplir con las normas de seguridad contra incendios de reducir la ignición y propagación del fuego. Como no tienen enlaces químicos con el producto, estas sustancias migran fácilmente al aire, a las partículas de polvo, al agua y a los alimentos, donde -por ingestión o inhalación- ingresan al organismo de las personas, se bioacumulan y pueden producir efectos adversos en la salud de los niños.

  • Elegí cortinas en bandas verticales de fibras naturales o algodón, bandas horizontales de madera natural o persianas en lugar de cortinas, que además son más fáciles para limpiar y quitar el polvo.
  • Elegí cortinas en bandas verticales de fibras naturales o algodón, bandas horizontales de madera natural o persianas en lugar de cortinas, que además son más fáciles para limpiar y quitar el polvo.
  • Lavá las sábanas varias veces antes de usarlas.
  • Cuando compres un colchón nuevo, sacá el envoltorio y dejalo ventilar al menos un mes antes de usarlo. Una vez en uso, da vuelta el colchón mensualmente y airealo de manera periódica. Usá un cubre colchón.

Compuestos perfluorados

Los compuestos perfluorados comprenden una variedad de sustancias químicas que se utilizan en diversos productos como protección de manchas en alfombras y tejidos, antiadherentes en utensilios de cocina, impermeabilizantes de ropa y en algunas espumas extintoras de incendios.

Son productos químicos muy estables, que no se degradan fácilmente y tienen un prolongado período de persistencia. Las personas se exponen diariamente a pequeñas cantidades de estos compuestos por contacto con polvo ambiental, aire interior y exterior y a través de los productos que los contienen. Algunos de estos compuestos son disruptores endocrinos, tóxicos para el hígado y pueden también producir alteraciones en el sistema inmunitario.

  • Evitá ropa, muebles y alfombras que tengan tratamiento antimanchas.
  • En productos para el cuidado personal, revisá que en la etiqueta no figure sulfonato de perfluorooctano (PFOS) o perfluorooctanoato (PFOA).
  • Evitá usar utensilios de cocina con teflón o antiadherentes.

PEQUEÑOS CUIDADOS ES UNA INICIATIVA DE:

CONTACTANOS