All for Joomla All for Webmasters

Pequeños cuidados en tu casa

Embarazo y lactancia

La exposición a los contaminantes y compuestos peligrosos comienza desde la preconcepción. Algunos químicos presentes en el cuerpo de la mujer embarazada atraviesan la placenta y pueden afectar al feto durante los períodos críticos de su desarrollo.

A continuación, te presentamos algunas recomendaciones para minimizar la exposición a diversos tóxicos:

  • Evitá exponerte al humo del tabaco y al alcohol.
  • Informate sobre posibles sustancias tóxicas que estén siendo utilizadas en tu ambiente laboral y evitá exponerte a ellas. Solicitá que modifiquen tus tareas si están asociadas al uso de sustancias peligrosas. Reclamá el uso de alternativas seguras o sistemas de protección adecuados.
  • Es preferible que no consumas atún enlatado por su posible contenido de mercurio.. Si lo hacés, que no sea más de tres veces por mes. El metil mercurio (compuesto orgánico de mercurio) se acumula en los peces, atraviesa la barrera placentaria y puede ocasionar daños neurológicos en el feto en desarrollo.
  • Reducir el consumo de grasas animales, ya que muchas de las sustancias químicas tóxicas se encuentran en concentraciones elevadas en la grasa animal. Se recomienda comer una variedad de alimentos que no sean de origen animal (frutas, vegetales, legumbres, granos), quitar la piel y el exceso de grasa de las carnes y aves de corral y elegir las variedades sin grasa o bajas en grasa de alimentos procedentes de animales, como leche descremada, el pollo, la carne y los pescados magros. Es especialmente importante evitar comidas procesadas a base de carne picada y sobrantes (como salchichas, mortadela y preparados de carne enlatada), ya que tienen un contenido muy alto en grasas animales.
  • Lavar y pelar las frutas y hortalizas para eliminar posibles residuos de plaguicidas. Siempre que sea posible, consumir alimentos cultivados sin fertilizantes o pesticidas.
  • Reducir el consumo de peces de agua dulce, por el riesgo de que provengan de aguas contaminadas. El metil mercurio se elimina muy lentamente en los peces, aumenta en el organismo con la edad y por la mayor ingesta de pescado en el tiempo. De ahí la necesidad de consumir preferentemente peces pequeños y evitar los grandes depredadores, ya que pueden contener mayores niveles de mercurio y otros contaminantes químicos.

PEQUEÑOS CUIDADOS ES UNA INICIATIVA DE:

CONTACTANOS